In Sexología

Los problemas sexuales no es un tema que se aborde a diario y menos en los hombres ya que aún existen muchos de ellos (y de ellas) que creen que el hombre es el responsable de la satisfacción en una relación sexual. No obstante, de entre los que nos resultan más comunes al oído sea por lectura, series/películas, o por algún valiente que se lance a compartirlo, son la eyaculación precoz y la disfunción eréctil. A todos nos suenan estos dos problemas, pero no todo se reduce a ellos. Otro de los que puede aparecer es la eyaculación retardada… aunque por el nombre ya se puede deducir algo, ¿qué es exactamente esto?, ¿en qué consiste?

La eyaculación retardada o trastorno orgásmico masculino es un problema de la situación y estímulo sexual que se caracteriza por una excesiva lentitud en el tiempo de funcionamiento sexual que puede aparecer tanto en la autoestimulación como en la práctica en pareja.

Entonces, ¿dónde está el problema? puedes preguntarte. “Que si se dura poco porque es poco, que si se dura mucho, porque es mucho”. Como sabemos, los extremos nunca son buenos. Esta disfunción estaría ubicada justo en el polo opuesto a eyaculación precoz y se vive también con un sufrimiento intenso. Aunque en la sociedad justo nos enseñan que “cuanto más mejor”, no en todo vale. No se trata de durar más si no hay calidad y disfrute.

No hay un tiempo estándar para comenzar a entender que se da este problema. Es decir, no podemos establecer una media de tiempo. Los criterios significativos para entender si es meramente una relación sexual larga o si comienza a ser un problema básicamente son:

  • El hombre no desea el retardo.
  • Este retardo provoca malestar en la persona y en la pareja.

Es frecuente incluso que esta demora acabe por no darse el orgasmo, es decir, no eyacular. Con las consiguientes dudas sobre la capacidad viril y, la sensualidad y capacidad de la pareja.

Es un problema que se vive con mucha angustia ya que comienza la presión ante el rendimiento, la evaluación continua y los sentimientos de fracaso.

A continuación dejo algunas preguntas para que puedas ver si te sientes identificado tú o tu pareja. Si la mayoría de las cuestiones las respondes con un “sí”, es probable que tengas algún problema de este tipo:

  1. ¿Te cuesta mucho eyacular?
  2. ¿Tardas mucho y tu pareja comienza a quejarse?
  3. ¿Hay veces que no logras acabar?
  4. Durante la relación sexual, ¿tienes pensamientos de que no vas a poder acabar?
  5. ¿Sientes que no puedes acabar aunque quieras?

Recordemos que la eyaculación retardada un problema mucho menos conocido que la eyaculación precoz y la disfunción eréctil pero existe,  afecta a muchos hombres y TIENE SOLUCIÓN al igual que los otros dos mencionados.

Si piensas que puedes tener este u otro problema similar, no prolonguéis el malestar y consultar con un especialista. En Inicia Sarabia Psicología podemos ayudaros a cambiar esto y comenzar otro nuevo rumbo en vuestra sexualidad.

Fdo.:Cristina Pérez Belmonte

Artículos recientes
FELIZ NAVIDADadicción a las compras