In Nutrición

A día de hoy los valores de obesidad infantil en España alcanzan unos valores exageradamente altos. En concreto, en niños y adolescentes el porcentaje de sobrepeso es  del 25% y el de obesos alcanza ya el 15%. Es decir, “de cada 10 niños y adolescentes de 2 a 17 años, 2 tienen sobrepeso y 1 obesidad”

Ya os hable en otro artículo sobre las enfermedades derivadas de la obesidad y las cifras de mortalidad que esta generaba solo en adultos. Cuando hablamos de niños la cosa se agrava ya que ponemos en riesgo de diabetes, enfermedades renales, etc al organismo a una edad mucho más temprana.

Pero ahora la pregunta es, ¿Cómo podemos evitar que nuestros hijos engorden tanto? La respuesta es sencilla, come sano y haz ejercicio. Expliquemos un poco esto.

Con respecto a lo de comer sano, uno de los principales problemas lo tenemos en la bollería industrial, incluidas las galletas tipo maría. Todos habéis oído estos días los problemas que origina el aceite de palma,  pues sí, la bollería, como casi el 99% de los productos ultraprocesados lleva esta grasa. Pero además son fuentes elevadísimas de azúcar, almidones y otros compuestos que no se puede decir que sean muy sanos para las personas, y menos aún para los niños. Por todo ello no son un productos recomendable para introducir en la alimentación de nuestros hijos.

Muchas veces cuando vienen a consulta los padres me preguntan, y que le doy al niño de merendar si no puede tomarse algún bollo o cereales. Yo siempre les contesto lo mismo, un bocadillo (con pan casero de la panadería) con jamón, atún, pavo, etc y algo de fruta o un vaso de leche (sin Colacao) con un trocito de bizcocho casero que hayamos hecho en casa…las opciones son miles y no es necesario recurrir a los ultraprocesados.

Además de eliminar estos alimentos superfluos es importante que modifiquemos los hábitos de alimentación en casa. Si en casa no nos ven comer fruta, ellos tampoco van a querer, si de forma habitual no comemos verduras, ellos tampoco van a querer. Pero no vale chantajear: “¿ves cómo me como la manzana? Pues tú también”….los niños no son tontos. Lo que tenemos que hacer es ir cambiando nuestros propios hábitos. Muchas veces por prisa y falta de tiempo, solemos recurrir a cualquier comida rápida, pero como explico siempre, se puede cocinar poco y rápido haciendo platos sanos y caseros. Podemos preparar en 5 minutos una cena saludable y apta para todos los de la casa (tenéis más ejemplos en un post anterior sobre cenas rápidas y saludables).

En cuanto al ejercicio también es importantes que los niños se eduquen en hábitos sanos. Hoy en día con las nuevas tecnologías, los niños no salen a la calle a jugar, a correr y divertirse con una simple comba o un balón. Es más fácil, sobre todo para los padres, que los niños se sienten con la Tablet, o delante de la consola y tenerlos entretenidos para que no molesten. Pues en este caso mi recomendación es que juguemos con ellos, que cojamos un ratito para desconectar y animarlos a jugar fuera, aparte de hacer ejercicio, crearemos un vínculo con ellos.

Para terminar solo comentaros que si tenéis más dudas sobre la alimentación de los peques, no busquéis a la ligera en internet, preguntarle a un profesional sobre ello. Hay muchos nutricionistas, endocrinos, pediatras, que estarán encantados de explicaros lo que necesitéis y de facilitaros información fiable, con evidencia científica y veraz sobre la alimentación infantil.

 

Fdo.: María Guillén Asensio

Artículos recientes
cómo hablar de la muerte con tus hijosfamilia de origen y familia política