In Nutrición
Todos hemos oído alguna vez esa expresión en nuestras madres, nuestras abuelas. ¿Por qué sacamos este tema? Muy sencillo los platos que comemos hoy en día son muy grandes. Cuando en casa te sirves un plato normal de verdura y carne por ejemplo, siempre hay alguien que te dice ¿solo vas a comer eso? Nene, hijo es que no comes nada… y ahí está el problema.
La sociedad de hoy en día nos tiene acostumbrados a grandes comilonas, llegan las fiestas y toneladas de comidas pasan por nuestras mesas, vamos a comer por ahí y los platos son desorbitantes y grasientos… Es por todo esto que los nutricionistas intentamos que aprendáis a comer bien, no a hacer una dieta, sin que podáis comer de todo pero nunca en grandes cantidades, ya que servirnos platos muy grandes siempre, puede desembocar en multitud de enfermedades.
Cuando un paciente viene a mi consulta empiezo siempre explicándole que es la pirámide alimenticia, para que sirve. También me gusta que entiendan porqué es tan importante el desayuno. Muchas veces salimos de casa sin desayunar o con un café porque llegamos tarde o porque a esas horas no me entra nada. En estos casos no solemos pararnos a pensar lo importante que es esta comida. El desayuno nos ayuda a romper el ayuno de toda la noche, el cual a supuesto un gasto de reservas para el organismo. Por eso por las mañanas el cuerpo necesita energía y nutrientes para afrontar el día. Es por eso que debe suponer entre un 20 o 25% de la energía total del día y que le dediquemos entre 15 y 20 min. No vale comerse cualquier cosa de camino al trabajo. Si hacemos eso el problema es que vamos a llegar a la siguiente comida con un hambre voraz y encima no solemos tomar nada hasta la hora de la comida.
Cuando llegamos a comer a casa o al restaurante es entonces cuando ese apetito surge de
nuestras entrañas cual león que no ha comido en tres días. Es entonces cuando nos servimos platos tres veces más grandes de lo normal y repetimos y picoteamos hasta no poder más, hasta estar completamente llenos.
Pues eso es lo que tenemos que cambiar, para comer de forma saludable lo que hay que hacer es comer hasta notar que ya no hay hambre, eso no significa estar a punto de reventar, hay que aprender a distinguir entre estoy bien, aunque podría seguir comiendo pero no por hambre sino por gula y estoy llenísimo, no me cabe ni un piquito de pan.
También es muy importante que respetemos las cinco comidas del día por dos motivos:
  • Primero porque nos ayudarán a llegar con menos hambre a las comidas principal es, lo que hará que nuestros platos sean más pequeños.
  • Segundo las cinco comidas ayudan a que el cuerpo cada 2h30 o 3h tenga que hacer y completar una digestión, lo que hace que trabaje más y queme reservas para obtener la energía necesaria para el proceso, lo que nos ayuda a bajar y controlar nuestro peso.

 

Por eso lo más importante es que siguiendo lo que explica la pirámide nutricional tomemos a lo largo del día las siguientes raciones de los diferentes grupos de alimentos:

  • Pan, cereales, arroz, pasta…: 4-6 raciones/día.
  • Verduras y hortalizas: Al menos 2 raciones/día.
  • Frutas: Al menos 3 raciones/día.
  • Aceite de oliva: 3-6 raciones/día (10 ml por ración).
  • Leche y lácteos: 2-4 raciones/día.
  • Legumbres: 2-4 raciones/semana.
  • Pescados, huevos y carnes: 3-4 raciones/semana alternando entre unos y otros.
  • Embutidos, dulces, snacks, refrescos, margarina, mantequilla…: Consumo ocasional y moderado.
Por último y para dejar más claro lo de las cantidades y raciones vamos a explicarlo con un sencillo esquema que más de uno habréis visto o escuchado:
DESAYUNO
desayuno
COMIDA Y CENA
comida y cena
Si después de leer este artículo crees que tus hábitos a la hora de comer no son los más adecuados, no lo dudes, contacta con Inicia Sarabia. Te daremos las claves para una seguir una alimentación saludable.
Fdo.: María Guillén Asensio
Artículos recientes
tratamiento de los trastornos de la adolescenciala navidad baja el estado de ánimo