In Jurídica

La intervención del PSICÓLOGO como PERITO en el transcurso de la separación legal, consiste en el asesoramiento a los jueces para su toma de decisiones relativas a la reorganización familiar posruptura más conveniente para los hijos.
Además, el peritaje también puede requerirse después de la separación, por ejemplo en fase de ejecución de una sentencia de separación o bien en el transcurso de posteriores procedimientos judiciales como una modificación de medidas.
Aunque el trabajo del psicólogo en el ámbito del Derecho de Familia se regula como una prueba pericial más, este tipo de peritajes tiene ciertas especificidades en función de los objetivos que cumple (Martín, 1993):

  • Valorar los conflictos familiares desde una posición no jurídica, humanizando el procedimiento judicial.
  • Facilitar las decisiones judiciales con una información profesional, pertinente y clara. Objetivo central y señalado por la ley.
  • Maximizar los recursos del grupo familiar, ayudando a evitar o disminuir en lo posible los riesgos no deseados para los menores implicados.

Con todo y pese a la especial complejidad que reviste ente ámbito de peritaje, la tarea básica de un psicólogo que interviene como perito en un procedimiento de familia es EVALUAR. Evaluar todos aquellos aspectos que sean relevantes para auxiliar a los jueces en su toma de decisiones sobre la custodia, el régimen de comunicación y visitas o la patria potestad de los hijos menores en los asuntos de separación o divorcio.
El cuerpo principal de la actividad del psicólogo forense en asuntos de familia comprende las cuestiones sobre Guarda y Custodia, distinguiendo:

  • Atribución Inicial.
  • Cambios de Custodia.
  • Valoración de la influencia psicológica de cambios en el entorno parental (paterno/materno).
  • Seguimientos técnicos.
  • Supervisión de los Regímenes de Visitas.

LA EXPLORACIÓN PSICOLÓGICA EN ESTE TIPO DE PROCEDIMIENTOS

  • Evaluación individual de cada uno de los cónyuges.
  • Evaluación individual de cada uno de los hijos del matrimonio.
  • Evaluación de los sistemas o patrones de relación existentes entre los hijos; y de todos y cada uno de los hijos con cada uno de sus progenitores.
  • Análisis de la influencia que, en su caso, puedan ejercer otras terceras personas (nuevas parejas por ejemplo) en la dinámica familiar.

¿Qué se evalúa?

  • En los adultos:
    -Situación coyuntural, relaciones con su familia y con terceros.
    -Estructuras de personalidad y ajuste psicológico (mediante test, registros y entrevistas).
    -Niveles de adaptación o integración al medio.
    -Hábitos y técnicas de crianza. Habilidades educativas. Estilo educativo.
  • En los menores:
    -Grado de conocimientos e implicación en el problema.
    -Percepción, planteamientos y reacciones ante la separación o divorcio de sus padres.
    -Personalidad y ajuste general.
    -Adaptación a nivel familiar.
  • Patrones de interacción:
    -Relaciones existentes entre los progenitores, de cada uno de estos con cada uno de los hijos y, finalmente, de todos y cada uno de los hijos entre sí.

Desde Inicia Sarabia Psicología queremos transmitirles la importancia de la intervención del psicólogo en este tipo de procedimientos judiciales que engloban el sistema familiar. La pericia psicológica desde nuestra práctica privada aporta el conocimiento necesario, riguroso y objetivo que sirve al juez en su toma de decisiones. El informe pericial psicológico es solicitado por el juez y, aunque no es vinculante, guía en buena medida la resolución del mismo.

Si te encuentras en proceso de divorcio, en Inicia Sarabia Psicología te asesoramos. Contacta con nosotros.

Fdo.: Natalia Gracia Sánchez.

Artículos recientes
la navidad baja el estado de ánimo