In Infantil y adolescentes

Como padres, son muchos los retos educativos que surgen en cada etapa del desarrollo de vuestro hijo/a. Aprender a andar, a hablar, las normas y límites, la integración en el colegio, el grupo de amigos, las notas… y casi sin daros cuenta llegan a la adolescencia y surgen los primeros amores. ¿Cómo afronto este tema con mi hijo/a? Desde luego que nadie nace con un manual de instrucciones para la vida y la educación de un hijo/a (aunque en muchas ocasiones nos gustaría tenerlo).

Al igual que en otros ámbitos de la educación general de tu hijo/a has puesto normas y límites y has explicado el funcionamiento de ciertas cosas, el amor es una más. Igual que le apoyaste y guiaste en la realización de los deberes, le enseñaste a atarse los cordones, o a cortar los alimentos con cuchillo, tu hijo/a necesita que le guíes y apoyes en sus relaciones amorosas.  Tienes la oportunidad de convertirte en un pilar en un tema que llena emocionalmente. Por supuesto, también es más complicado que atarse los cordones.

Lo primero que debes tener en cuenta es hablar del tema. El silencio, o ignorar el asunto, también nos da mucha información sobre lo que se puede o no se puede hablar con ciertas personas. Entonces, aunque emocionalmente te cueste o te de vergüenza, ve preguntando. Esto no significa que tengas que hacer preguntas muy directas como ¿has tenido relaciones sexuales ya? Esto puede resultar muy invasivo para tu hijo/a y para ti, y más si antes no habéis hablado del tema nunca. Sería más aconsejable, por ejemplo, comentar una escena de una película de amor y poder dar algún consejo a la protagonista. Tu hijo/a comenzará a percibir que entiendes de “estas cosas” y puede incluso ir aplicándose algún consejo indirecto que ofrezcas. Puede ser una oportunidad de generar una conversación si tu hijo/a te responde ante el comentario.

Sobre todo, evita “la charla” donde ofreces toda la información de golpe y nunca más se vuelve a hablar del tema. Se trata de una lluvia fina que va calando. Es mejor que vayas ofreciendo mensajes de un par de minutos o conversaciones cortas, que sentarte a hablar del tema 2 horas. Que, por supuesto, estará bien si tu hijo/a así lo necesita o demanda en un caso de angustia emocional.

En cuanto a las salidas y horas de llegada, lo que se puede hacer o no en casa, si deben estar acompañados de un adulto o no, etc. No hay mejor ni peor actuación en este ámbito. Es decir, actúa según tu moralidad. Al igual que pensaste que era adecuado darle el móvil a una edad y no a otra, aplícalo con los temas de pareja de tu hijo/a. La clave es que tú te sientas lo más cómodo posible. Se trata de poner normas y límites en una situación que ha surgido nueva. Quizás aquí, sí que te recomendaría tratar de negociar algunos aspectos con tu hijo/a, para que se sienta cómodo/a con las nuevas normas y las respete. Que sienta que participa en la toma de decisiones, aunque finalmente eres tú quien decide.

Además, resulta muy importante que vayas hablando de las cosas que puede o no permitir en una relación. Ya no solo hablo a nivel sexual, sino que tu hijo/a deberá establecer sus propias normas y límites dentro de la relación de pareja. Por ejemplo: que le espíen el móvil o lo haga él/ella, que siga manteniendo sus amistades a pesar de quedar en pareja… Si en tu establecimiento de normas y límites con él/ella, escuchas su opinión y renegocias ciertos aspectos; tu hijo/a tomará como modelo esto para la renegociación en su pareja. Además, en este sentido, que tu hijo/a tenga una buena autoestima será fundamental. Porque una cosa es sabes decir NO, por ejemplo, y otra creer que tienes derecho a hacerlo, sentir que eso no está bien para ti y defender tus intereses. Si no hay buena autoestima de base, este punto será complicado.

Ten en cuenta que el primer modelo de pareja con el que crecemos todos es el de nuestros padres, así que es probable que tu hijo/a os tome como modelo para lo que busca y lo que no.

 

Si necesitas más información sobre cómo gestionar estas situaciones en casa, o crees que tu hijo/a está en una relación tóxica y no sabes cómo ayudarle, ponte en contacto con nosotros.

Fdo.: Cristina Pérez Belmonte

 

Artículos recientes
HIJOS DE VACACIONESCONTROL ENURESIS