In Adultos

En el post “¿Cómo detectar al enemigo? Síntomas de la depresión” conocimos que la depresión es uno de los trastornos emocionales que más afecta a la población a día de hoy. En él descubrimos algunas de las principales señales con las que detectar si nosotros mismos o nuestros seres queridos está sufriendo un principio de depresión, así como sus causas y factores influyentes. Pero hoy queremos ir más allá y proponerte la manera de combatir al enemigo.

No se trata de anular, eliminar o considerar la tristeza una enfermedad; la tristeza es una emoción necesaria que contribuye a nuestro equilibrio emocional. Como dijimos, la depresión es algo más.

Una de las estrategias terapéuticas más utilizadas en el tratamiento para la depresión, cuya eficacia ha sido demostrada experimentalmente, son los Programas de Actividades Agradables.

Cuando nuestro estado de ánimo esta bajo y nuestros pensamientos empiezan a volverse oscuros lo que menos nos apetece es hacer cosas y en esto caso lo primero que hacemos es abandonar aquellas actividades que solíamos hacer con el objetivo de pasarlo bien. Pensando que esto nos ayudará, no hacemos otra cosa que quitarnos nosotros mismo momentos agradables del día, aumentando nuestro dolor emocional con pensamientos y sensaciones desagradables, que provocarán una mayor apatía y desgana entrando en un círculo vicioso que afianzará la depresión.

Es de vital importancia realizar actividades agradables, ya que el número de actividades positivas que realizamos mantienen una relación causal y directa con el nivel de nuestro estado de ánimo. Tan evidente es, que sus efectos se aprecian día a día. Párate a pensar en los días más felices de la semana; seguro que coinciden con los fines de semana, días que dedicamos a los deportes, estar con los amigos, leer, ir al cine, tener relaciones sexuales y muchas más actividades que aumentan inevitablemente nuestro humor ¿Y qué me decís de vacaciones? ¿Cómo están los ánimos?

La importancia de vivir experiencias positivas no solo se ve a nivel individual, sino también a nivel familiar y de pareja. Es un hecho que las familias y parejas más felices y unidas son aquellas que disfrutan de un mayor número buenos momentos.

Pero no todo es dos más dos, y el efecto positivo de estas actividades agradables puede romperse como un castillo de naipes ante un contratiempo altamente negativo (por ejemplo que tu coche se lo lleve la grúa mientras cenabas con tu pareja y amigos) y a pesar de haber tenido un día cargado de buenos momentos, se va al traste por un solo suceso.

Nuestro estado de ánimo es como una balanza que al final del día sopesa la cantidad de experiencias positivas y negativas.

¿Cómo podemos hacer un programa de actividades agradables?

Haz una lista de actividades agradables que hacías antes y has dejado de hacer.

Haz otra lista de actividades agradables que hacías y todavía sigues haciendo.

Por ultimo haz una lista de actividades que nunca hiciste y desearías hacer.

Una vez elaboradas nuestras listas de actividades, vamos a organizar en nuestro calendario semanal al menos tres de estas actividades que, de forma gradual, irás aumentando o variando semana tras semana. Pero ¿Por cuál de todas ellas empezamos? Puntúa cada una de ellas haciéndote dos preguntas:

¿Cuánto esfuerzo me supone hacer esta actividad?

¿Qué nivel de satisfacción me aporta?

Una vez valoradas todas las actividades seleccionarás aquellas que menos esfuerzo suponen y mayor nivel de satisfacción o agrado te proporcionan.

Seleccionadas las actividades a realizar y organizadas en su horario semanal ¡Ponte en marcha! y al final del día párate a pensar ¿Cómo ha ido hoy el día? ¿Qué actividades he realizado? ¿Cómo me he sentido realizándolas? ¿Cómo estoy ahora?

Muchos estaréis pensando “es muy fácil decirlo, pero no hacerlo”. La depresión se manifiesta provocando inercia y ganas de no hacer nada. Muchos a la hora de ponerse en acción diréis “sé que es bueno, pero ahora no puedo”, “no tengo ganas”… Pero recuerda, una de las principales variables que mantiene la depresión es no realizar actividades agradables. ¡ROMPE LA INERCIA!

La depresión es una realidad que afecta a la persona que la sufre y a quienes conviven con ella. No estás solo y lo más importante, tiene solución y grandes expectativas de éxito. Si creer que la situación te supera no lo dudes ¡Pide ayuda profesional! Contacta con nosotros.

 

Fdo.: Cristina Sarabia Pérez

Artículos recientes
elaboración de informespsicología y nutrición en la diabetes