In Adicciones

Muchos son los que se preguntas, porqué enganchan los juegos online. El juego online reúne una serie de características con un potencial adictivo mucho mayor que el que tiene el juego presencial.

  1. La estimulación visual que consigue llamar la atención
  2. La posibilidad de jugar en solitario
  3. La brevedad del tiempo transcurrido entre la apuesta y el resultado que actúa con refuerzo inmediato.
  4. La posibilidad de jugar una apuesta de baja cuantía.
  5. La facilidad para poder jugar a través de cualquier dispositivo conectado a la red y su disponibilidad las 24 horas
  6. Privacidad: se puede jugar frente al ordenador de casa, o con la discreción que proporcionan las aplicaciones descargadas en el móvil, sin la preocupación de qué pensarán las personas que están alrededor, al contrario de lo que ocurre en un bar o en un casino.

El juego online más usado en la actualidad es el póker

El perfil del jugador ha ido cambiando. Ahora el perfil se encuentra en jóvenes de 15 a 35 años, muchos de ellos estudiantes o titulados universitarios. Cada vez juegan más horas dejando de lado su realidad cotidiana, familia, estudios y amigos.

No se puede asegurar que todos estos jóvenes acaben convertidos en ludópatas, si bien, según los expertos, el 2,5% de quienes juegan en Internet desarrollan una adicción al juego o ludopatía.

La pregunta clave para saber si tengo un problema de ludopatía, si apostar ya no es un hobby sino una adicción, nos pide reflexionar sobre cómo las apuestas están afectando negativamente sobre algunas de las esferas de mi vida.

Quien tiene adicción por las apuestas no sólo pierde dinero, también pierde relaciones sociales, familiares, de pareja. Para minimizar las consecuencias negativas de apostar es habitual que mienta, no reconozca las pérdidas reales. Si cuenta que ha jugado, lo suele hacer sólo cuando gana. A menudo, gran parte de su atención y pensamiento están centrados en las apuestas. Necesita seguir online los partidos, revisar estadísticas, ver cómo fluctúan las cuotas, hablar con otros “amigos de juego” sobre apuestas futuras y pasadas.

Los datos, fríos, son preocupantes. En la franja entre los 18 y 40 años, el 1% de la población alicantina son jugadores con adicción que abusan del juego. El otro 1% se encuentra en situación de riesgo.

Los 4 indicadores de que tienes un problema de adicción al juego

  1. Si pierdo cada vez más dinero y más tiempo (porque cada vez necesito apostar cantidades mayores).
  2. Si apostar es una forma de afrontar mi malestar o desasosiego o una forma de recuperar pérdidas anteriores.
  3. ¿Pierdo el control sobre mis estados emocionales? ¿He intentado reducir o eliminar mis apuestas y ello me ha provocado nerviosismo, irritabilidad y finalmente fracasar en los intentos de control?
  4. He de sospechar de mi adicción a las apuestas deportivas si como consecuencia directa o indirecta. El dinero que pierdo empieza a ser la “menor de mis pérdidas”: pierdo mi trabajo, relaciones importantes, proyectos académicos, y la sensación de bienestar desligada de revisar cuotas, seguir apostando y comprobar resultados.

 

Fdo.: Judith Sarrió Esquembre

Artículos recientes
distorsiones del pensamientoMIEDO ESCOLAR